Postales Festivas

Si mal no recuerdo el año pasado me dije no pienso tomar más encargos de postales festivas, se suele trabajar con pedidos que deben salir en pocos días, con muchos cambios en medio y dolores de cabeza varios.
Pero llegada la fecha, volví a hacerlo, tome pedidos de postales.

¿Esta mal?
Pues creo que no, son un medio de comunicación valido, buenos deseos unidos a un posicionamiento de la marca/empresa que las envía, y por si fuera poco representan un ingreso medianamente bueno y extra para el estudio.

¿Entonces?
El error como siempre, esta en no ser lo suficientemente previsor y esto es más que nada una nota mental para mi cerebro: hay que aprovechar todas las oportunidades, en este caso las fiestas, y ofrecer a nuestros clientes con un plazo medianamente aceptable, un mes antes no esta mal, la creación de piezas promociónales para que queden bien con sus clientes.
Uno muchas veces les resta importancia a ciertos trabajos por considerarlos menores, pero una postal/flayer lejos de ser un producto menor es una pieza que le sirve a nuestro cliente para reforzar el valor de su empresa.

Volviendo sobre mis pasos ahí es donde creo yo fallamos los estudios respecto de las agencias, nos quedamos esperando que el cliente nos pida las cosas cuando deberíamos ser nosotros los encargados de proponerlas.

Un par de capturas de postales de este año:

Postal Uno

Postal Dos